Segundo semestre escolar ¿Cómo enseñar y ayudar a los hijos a ponerse metas?

El inicio del segundo semestre es para algunos estudiantes una oportunidad de revisar lo hecho hasta este momento, mientras que para otros será la hora de buscar objetivos. Lo importante es estar preparados y enfocarse para esta segunda parte del año.

Como medida sanitaria, el gobierno adelantó y extendió las vacaciones de invierno escolares hasta el 25 de julio. Para muchos fue una noticia que desbarató los planes familiares y para otros también una preocupación sobre qué hacer en esa semana “extra”. Ahora, ad-portas de volver a clases para enfrentar un segundo semestre, los padres deben preparar el camino para que sus hijos enfrenten los desafíos de esta segunda mitad del año.

¿Cómo empezar a organizarse? Vicky Rubilar, psicóloga del colegio American British School, parte de la red Cognita, recomienda que esta última semana “puede ser utilizada como una semana de “transición”, para que el retorno a clases sea lo más estable posible y con las mínimas consecuencias en los estudiantes, ya que dormir y levantarse más tarde, no tener mayores obligaciones durante el día, entre otras cosas, suelen dificultar el retorno”.

Es por esto, que la profesional señala la relevancia de tener una buena actitud frente a este nuevo periodo, para así evitar o disminuir la sensación de angustia que puede aparecer en algunos casos. En ese sentido, hay que entender que “no es algo nuevo que nunca se haya hecho” pero sí es necesario ser flexible los primeros días. “Esto no tiene por qué hacerse de manera abrupta, ya que, de hacerlo, es probable generar mayor estrés y será más perjudicial. Partir por recuperar el ciclo de sueño puede ser uno de los primeros objetivos dentro de este proceso de transición, pues un buen descanso es uno de los hábitos más importantes a la hora de retornar a clases, con estrecha relación en el rendimiento académico y bienestar emocional”, explica Vicky Rubilar.

Asimismo, el plantearse metas o desafíos y enseñar a los hijos a confiar en sí mismos, es parte del proceso de desarrollo. “Para poder pedirle que sea capaz de confiar, aprender y relacionarse, primero es necesario mostrarle que puede hacerlo”, dice la psicóloga del colegio American British School. Por lo mismo, es tremendamente importante la edad evolutiva para establecer propósitos. “Por ejemplo, en el área escolar, los niños/as de 6 años pueden tener como meta aprender a sumar y restar y los de 9, aprender a dividir, puesto que para establecer las metas según el desarrollo del niño/a, se deben incorporar otras anteriormente”.

¿Cómo ayudar a los hijos a trazarse un norte específico? La especialista de la red Cognita, con 17 establecimientos en Chile, entrega algunas recomendaciones:

· Lo primero es reforzar siempre su autoestima, mostrarles que el esfuerzo es el primer paso para lograr cualquier cosa, sin importar la edad.

· Cultivar la paciencia y la perseverancia; explicarles que de no resultar algo, se repite las veces que haga falta.

· Compartir los momentos de logros y alegría de los propios padres como los del niño, para poder entregar ánimo en los momentos difíciles.

· Enseñar que pese a que existirán momentos donde el miedo al fracaso puede paralizarnos, éste es un sentimiento más dentro de tantos otros, y uno siempre tendrá la fortaleza necesaria para enfrentarlo.

Finalmente, la psicóloga Vicky Rubilar, aconseja “hacerlos sentir seguros, que frente al retorno a clases todo saldrá bien, y que por muy preocupados que puedan estar, siempre hay que evaluar lo positivo y las experiencias que esperan con ansias y que de seguro extrañan: compartir con los amigos, los recreos, las profesoras y profesores, los almuerzos en grupo, los eventos escolares, etc. Por lo tanto, depende mucho de los padres el poder transmitir la calma necesaria y mostrar que el regreso a clases es una experiencia en la que puedan tener tranquilidad e incluso felicidad”, concluye.