Ofician a Medio Ambiente para dejar sin efecto votación del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad que divide el Archipiélago de Humboldt

No se consideró el trabajo de los gobernadores de Atacama y Coquimbo.

Tras el anuncio realizado este 23 de diciembre por parte de del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad respecto al Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos para la zona comprendida entre el límite norte de La Serena y límite norte de la Región de Coquimbo, excluyendo a la Región de Atacama, los gobernadores de ambas regiones oficiaron al Ministro de Medio Ambiente para dejar sin efecto lo resuelto por el Consejo.

La Gobernadora de Coquimbo Krist Naranjo, señaló “estamos oficiando al Ministro de Medio Ambiente, junto al Gobernador de Atacama, para que se deje sin efecto el área marina costera protegida de múltiples usos aprobada por el Consejo de Ministros. Esto por cuanto ni siquiera hemos sido informados sobre las implicancias y, de acuerdo a lo informado a través de la prensa, lo aprobado no protege al archipiélago de Humboldt de las industrias ni de la minería ni de ninguna actividad invasiva de gran escala. Como autoridades electas por la ciudadanía, nos corresponde velar por los intereses de los territorios”.

El Gobernador de Atacama, Miguel Vargas, manifestó que la decisión del Consejo crea un área marina “sólo circunscrita al borde costero de la comuna de la Higuera y no considera el trabajo que venimos haciendo de manera conjunta los Gobiernos Regionales de Atacama y Coquimbo más las comunidades y también el mundo de la ciencia que ha estado apoyando activamente esta propuesta para dar vida más bien a un área marina protegida de múltiples usos birregional”.

La primera autoridad de Atacama argumentó que el área marina Archipiélago de Humboldt contempla una superficie además de 3.800 km cuadrados, “un total de 8 islas en Atacama y Coquimbo. Las reservas marinas no tienen fronteras administrativas, por lo tanto, creemos que la postura correcta, la que se está construyendo de cara a la comunidad, porque aquí ha habido mucho involucramiento de las comunidades de Chañaral de Aceituno. La Higuera, Chungungo, más el mundo de la academia creemos que estas definiciones se deben hacer siempre con el componente participativo”.

La Gobernadora de Coquimbo agregó además que “Esta aprobación se hizo sin consulta indígena, tampoco una más amplia como la ciudadana y, además, no se respetó la voluntad política birregional, manifestada por Atacama y Coquimbo y oficiada en su momento al ministerio, de proteger todo el archipiélago y no fragmentarlo como ha ocurrido”.

En la práctica la aprobación dividió al Archipiélago de Humboldt en dos partes dejando fuera a Chañaral de Aceituno, punto de abastecimiento alimentario para los cetáceos y permite la construcción de mega puertos al no excluirlos expresamente del área protegida.

“No sólo no consideró a la región de Atacama, sino que tampoco escuchó el sentir de las comunidades, y además dejó fuera también el territorio insular. Son 8 islas donde viven aves, en torno a las cuales también convive una fauna rica marina, por lo tanto no es una resolución que atienda las demandas que se han levantado hace mucho tiempo en torno a una debida protección a un ecosistema que consideramos único en el mundo”, aseguró Vargas.

Además de los argumentos entregados por los Gobernadores, el documento menciona que “Como es ampliamente conocido, el Archipiélago de Humboldt, compartido birregionalmente por las regiones de Coquimbo y Atacama, alberga al 80% de la población mundial de Pingüino de Humboldt, una especie vulnerable en la lista de la UICN y protegida por la legislación chilena” y “Que las 8 islas del Archipiélago de Humboldt, entre Atacama y Coquimbo, contienen 68 especies de plantas, 40 especies de aves terrestres, 6 especies de aves marinas nidificantes y 4 especies de mamíferos terrestres nativos de Chile. Se alberga uno de los hitos biogeográficos más importantes de la costa del Pacifico Sur-Este. Estudios recientes demuestran que la zona entre Caleta Los Hornos y Chañaral de Aceituno representa una zona única de contacto de diferentes biotas del norte y del sur, con densidad de especies y diversidad genética que no se encuentra en otras partes de Chile”.

El oficio fue enviado por ambas regiones, a la espera que el Ministro se pronuncie respecto a esta decisión, que ambos Gobernadores consideran fue tomada “entre cuatro paredes” sin el respeto a la ciudadanía que habita en los territorios.