Recomendaciones para enfrentar la ansiedad de la Prueba de Transición Universitaria

Quedan pocos días para que los estudiantes de cuarto medio rindan la prueba. Un periodo que no está exento de ansiedad tanto para los jóvenes como para sus familias. ¿Cómo afrontar esta etapa? Mantener un diálogo abierto y libre de críticas entre la familia, realizar actividades recreativas, planificar los tiempos de estudio y hacer ejercicios de respiración son algunos consejos claves a considerar.

El próximo 6, 7, 9 y 10 de diciembre se rendirán las Pruebas de Transición Universitaria (PTU), sin duda, un momento de mucha tensión para muchos estudiantes. En este escenario, la psicóloga infantojuvenil de RedSalud, Natalia Terán, comparte una serie de recomendaciones para enfrentar la presión que conlleva esta etapa.

Lo primero a tener en cuenta, según la especialista, es el rol que tienen los padres en este proceso. “Debido al estrés y preocupación que genera este proceso en los jóvenes, entregarles el debido apoyo es fundamental. En ese sentido, el rol de los padres y su entorno debe ser de contención y escucha activa, evitando críticas y opiniones que no contribuyan. Deben mirar con empatía y poniéndose en el lugar de sus hijos”, afirma Terán.

En esa línea, agrega que la familia debe “ayudar a impulsar en sus hijos una actitud positiva, resaltando sus capacidades y reforzando la seguridad en sí mismos”.

A juicio de la psicóloga “vivimos en una sociedad guiada por metas, queremos que rinda bien en el colegio y en la universidad, lo que en consecuencia genera una mayor presión y que los jóvenes crezcan bajo la consigna de demostrar su desempeño a través de buenas calificaciones”.

Además, sostiene que los jóvenes “deben tener presente que esta prueba no implica el fin del mundo y si no logra sus objetivos, hay más opciones. No todo se acaba ese día. En la actualidad existen muchas alternativas académicas y técnico profesionales desde donde se obtendrán aprendizajes”.

Consejos para controlar la ansiedad de los días previos

En esta etapa de mayor ansiedad para los jóvenes, la especialista agrega que es importante tener en cuenta el significado que cada estudiante le atribuye a la PTU y el ingreso a la educación superior. “Los jóvenes transitan por temas de autoestima, valoración del entorno, juicios sobre sí mismo. Todo es un tema de “expectativas”. Por lo mismo, deben realizar un trabajo centrado en confiar en sus capacidades, ser realistas y manejar alternativas que sean afines a lo que ellos buscan y no que otros dicen”, asegura.

¿Qué podemos hacer con la ansiedad? Terán explica que “existen ejercicios de respiración que pueden ser útiles, escuchar cierto tipo de música que sea relajante o hacer las cosas que sabemos que funcionan en nosotros. No es lo ideal probar nuevas técnicas los días previos que pueden desencadenar aún más ansiedad”.

Además, señala que “los días previos se pueden hacer actividades no relacionadas con la prueba como por ejemplo hobbies que sean de interés para los jóvenes o deportes al aire libre. Esta última reduce las tensiones y prepara al cuerpo para tolerar mayores cargas de estrés. En el fondo, es necesario hacer actividades que les permita volver a conectarse con su bienestar, que les genere alegría”.

En términos prácticos, la psicóloga infantojuvenil de RedSalud también destaca la importancia de organizarse. “Planificar los tiempos de estudios con horas y temáticas definidas es clave, ya que permitirá enfocar la mente en hacer lo que determinó con anterioridad. A muchas personas les ayuda también anotar en una agenda los tiempos que se dedicarán a cada estudio y/o actividad a desarrollar, esto disminuirá las preocupaciones y el estrés. Pese a ello, los últimos días no deben sobrecargarse de guías y ensayos, ya que no es muy útil en términos de aprendizajes”.

Por último, aconseja “visualizarse el día anterior a la PTU rindiendo la prueba, luego que se la están revisando y que están todas las preguntas correctas. Posteriormente, el día del examen, ellos se vuelven a visualizar en esa escena que fue practicada antes y les permite bajar el nivel de angustia, porque es como si hubiesen hecho un pre-ensayo”.