China advierte: “Los que buscan avances con Taiwán pagarán un precio”

Según el Gobierno, Taiwán no tiene “ningún futuro” aparte de “la reunificación con la parte continental de China” ni ningún “estatus internacional” como entidad independiente de ese país.

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, avisó este sábado a Estados Unidos y a sus aliados de que si siguen intentando “avances en la cuestión de Taiwán, pagarán un precio” y añadió que el “proceso de reunificación pacífica” con Taiwán es “imparable”.

Wang, que se encuentra hoy en Roma participando en la reunión del G20, respondía así a un comunicado publicado esta semana por el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, que apoyaba “la participación de Taiwán en el sistema de Naciones Unidas”.

Según Wang, Taiwán no tiene “ningún futuro” aparte de “la reunificación con la parte continental de China” ni ningún “estatus internacional” como entidad independiente de China.

El canciller aseguró que “sólo hay una China en el mundo”, de la cual Taiwán “es parte”, e insistió en que los contactos de otros países con Taiwán son “una violación de los compromisos políticos” adquiridos por “aquellos países que establecieron relaciones diplomáticas con China”.

Las declaraciones de Wang llegan en una semana en la que la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, confirmase por primera vez que Estados Unidos cuenta con presencia militar en la isla “para entrenar a las tropas taiwanesas”, algo que China describió como una “provocación” y una “amenaza contra la paz” por parte de Washington.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró la semana pasada que su país “tiene el compromiso” de defender militarmente a Taiwán en caso de que China ataque la isla, extremo ni confirmado ni descartado en el Acta de Relaciones de Taiwán fruto del ‘statu quo’ creado en 1979, cuando Washington estableció oficialmente relaciones diplomáticas con Pekín en detrimento de Taipéi.

China considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas.