Apuntan a otro conflicto de intereses del Presidente Piñera: el Proyecto Imán

Según Ciper, el mandatario estuvo involucrado en la compra de la inversión minera ubicada en Vallenar pese a que “las negociaciones iniciales coinciden con el nombramiento del vendedor como su representante en Enami”.

Este domingo, el sitio de investigación periodística Ciper Chile agregó otro antecedente al complejo momento que atraviesa el Presidente Piñera y su rol en la venta de la minera Dominga: el Proyecto Imán.

Dicho nombre también refiere a una inversión minera, específicamente a un proyecto de hierro y escandio que implica 14 pertenencias ubicadas 10 kilómetros al suroeste de Vallenar.

El año 2010, el Proyecto Imán fue vendido a un fondo de inversión en 13 millones de dólares. Ese fondo involucra a FIP (Fondo de Inversión Privado) Mediterráneo, instancia en la que los Piñera Morel participaban, al igual que Carlos Délano. Ambos, recordemos, están cuestionados por el proceso de venta de la minera Dominga a través de un paraíso fiscal en las Islas Vírgenes Británicas.

La cuestión es que para 2010, el Presidente Piñera ya estaba en su primer período a cargo del gobierno y quien aparece como vendedor del Proyecto Imán es Arnaldo del Campo Arias, que pocos meses antes había sido nombrado por el mandatario como uno de sus representantes en Enami, empresa estatal dedicada a fomentar la pequeña y mediana minería.

Según plantea Ciper, hay un abierto conflicto de intereses, pues “los Piñera Morel participaron en la compra de un proyecto minero cuyas negociaciones iniciales coinciden con el nombramiento del vendedor como representante del Presidente Piñera en el directorio de la empresa pública del mismo rubro”.

La defensa del entorno del Presidente Piñera por su rol en el Proyecto Imán
A partir de lo expresado en su reportaje, Ciper pidió una respuesta a la oficina del mandatario, desde donde se argumentó el fideicomiso ciego al que suscribió el mandatario.

“Desde 2009, el Presidente Piñera no participa en la gestión o administración de ninguna empresa o negocio, lo que incluye a Mediterráneo FIP. Respecto de este último, no participa en su propiedad y nunca ha participado en su administración”, sentenciaron desde La Moneda.

En tanto, el ejecutivo de mayor confianza de los Piñera Morel, Nicolás Noguera, apuntó a Ciper que FIP Mediterráneo tenía una participación en el Proyecto Imán, pero que ésta era minoritaria y descartó un conflicto de intereses en la venta.

“Ni en la época de la inversión, ni cuando la prensa la difundió, ni actualmente, se consideró que existiese un conflicto de interés, ni tampoco legal, producto de quien era el vendedor de este conjunto de concesiones mineras en etapas tempranas de exploración”, cerró.

FUENTE: ADN Radio