Vacunación permitió a Israel la reapertura de bares, restaurantes y el retorno a las clases

El país ya cuenta con más del 50 por ciento de su población inoculada con al menos la primera dosis de la vacuna Pfizer.

Israel decidió reabrir cafés, bares, restaurantes y el retorno a las clases universitarias, entre otras medidas que serán prioritarias para quienes estén inmunizados contra el Covid-19, en una de las desescaladas más importantes del país tras la vacunación.

De esta manera Israel elimina casi por completo las restricciones implementadas durante el tercer confinamiento, que se extendió durante seis semanas desde fines de diciembre y que ha ido relajando lentamente desde mediados de febrero, todo esto a la rápida campaña de vacunación en el país, con casi cinco millones de personas inoculadas con la primera dosis de la vacuna Pfizer, y casi cuatro millones con la segunda.

LAS MEDIDAS
Con más del 50% de su población inoculada con al menos la primera dosis de la vacuna, los restaurantes podrán recibir a clientes que presenten el llamado “pase verde”, otorgado a quienes se hayan recuperado de Covid-19 o hayan recibido la segunda dosis hace -al menos- una semana, y quienes no cuenten con el certificado, podrán sentarse en mesas al aire libre.

A partir de hoy también pueden abrir los salones de eventos culturales, que no podrán superar un 50% de su capacidad y a los que podrán ingresar únicamente quienes porten el “pase verde” y un porcentaje limitado de personas que presenten pruebas de coronavirus con resultados negativos.

Los estudiantes universitarios y los alumnos entre 11 y 14 años que asistan a escuelas en ciudades catalogadas como verdes o amarillas también podrán retornar a clases, mientras que los estudiantes de instituciones religiosas podrán retornar con el “pase verde”.

Los lugares de culto podrán recibir a fieles que presenten este certificado aunque en cantidades limitadas. Aquellos que acepten recibir a personas que no porten el “pase verde” tendrán límites más estrictos y no podrán albergar a más de 20 personas en interior y 50 en exterior.

Los estadios y auditorios podrán recibir grandes cantidades de gente, con límites de entre 500 y 1.500 personas dependiendo de su capacidad y de si son abiertos o cerrados.

Por último, las nuevas regulaciones también se extienden a la entrada y salida de pasajeros a través del aeropuerto internacional de Ben Gurión, que ha operado de forma muy limitada desde fines de enero y que podrá recibir a partir de hoy hasta 1.000 ciudadanos israelíes al día, cifra que en los próximos días aumentaría a 3.000.

Fuente: Cooperativa