Miguel Vargas Correa, candidato a Gobernador: “Fortaleceremos los lazos con todos los actores públicos y privados que puedan sumarse a la construcción de una mejor región”

Diario El Regional invita a los candidatos a participar en esta serie dedicada a las elecciones de abril 2021. Contactos a través de nuestro email diarioelregionaatacamal@gmail.com.

El chañaralino Miguel Vargas Correa es candidato independiente a Gobernador Regional de Atacama). Profesor de estado en Historia y Geografía, Vargas exhibe un amplio currículum formativo y al servicio público. Cuenta con estudios de postgrado como Magíster en “Gobierno y Gerencia Pública” en la Universidad de Chile y diversos post-títulos como “Especialista en Administración Educacional” en la Universidad de Concepción.

En el ámbito público fue director del Sernac en dos periodos no consecutivos, seremi de Economía desde 2000 a 2002 y de Gobierno entre los años 2002  al 2005. Su último cargo público como intendente regional entre 2014 y 2017 concretó relevantes avances para la región de Atacama, siendo destacado la construcción de 4 mil viviendas sociales y la apertura de la carrera de Medicina en la Universidad de Atacama entre otras obras.

¿Cuál es la característica que debe distinguir a la autoridad que se haga cargo de la gobernación de una región y en la misma línea cuál es su sello distintivo?

En primera instancia, debe ser una persona que conozca el funcionamiento del sector público, porque de esa manera podrá desarrollar una gestión eficiente y eficaz, que es una de las grandes deudas que tiene el Gobierno Regional y que se refleja en las grandes dificultades para gastarse los recursos públicos.

En segundo lugar, debe tener capacidad de liderazgo para convocar a todos los sectores que sean necesarios en la solución de los problemas de la región de Atacama. Una persona que convoque, que aúne voluntades, que haga efectivo el trabajo público privado, que es el que permite resolver problemas como el desempleo, por ejemplo, y el impulso de las obras públicas. Además debe ser una persona empática, cercana y con capacidad de dialogar con todas las comunidades y organizaciones. Alguien que sepa escuchar con atención las demandas de los ciudadanos y ciudadanas. Mi sello distintivo es ser una persona con experiencia de trabajo desde lo público y ese, es un tremendo valor. Se suma a ello, el trabajo de terreno, la cercanía con la gente y el contacto permanente con los distintos sectores (organizaciones sociales, emprendedores y emprendedoras y comunidad en general).

Yo diría que así me identifica la gente: Como una persona con experiencia y un hombre de terreno.

A pesar de las pocas atribuciones que tendrá el gobernador que abre a una descentralización ¿Cuál cree usted que va a ser el principal aporte que va a tener esta figura en términos de identidad regional?

Primero que todo, no es efectivo que el Gobernador no tenga tantas atribuciones, además será una autoridad con una gran legitimidad, y esa legitimidad se la da el voto ciudadano, a diferencia del intendente y, también el delegado presidencial, que son autoridades designadas. Esta mayor legitimidad le va a permitir encabezar el proyecto región que necesitamos construir todos y todas en Atacama. Además el gobernador va a tener como una de sus funciones principales la administración del presupuesto de la región, que es el que permite llevar adelante los planes de inversión pública, para atender las demandas de la ciudadanía.

El estallido social dejó en claro que las personas ya no quieren políticos tradicionales ¿Cuál es su propuesta para abordar esa exigencia?

Creo que las personas quieren que se escuchen y se atiendan sus demandas, y eso lo puede lograr una persona con experiencia como también alguien que venga recién surgiendo en el ámbito de la política. Lo importante son los proyectos y programas. En el fondo, el desafío es cómo somos más eficientes en dar solución a los problemas que demanda la ciudadanía, quienes esperan que se resuelvan sus problemas, pero además quieren más participación, quieren ser parte y protagonistas en el proyecto de desarrollo de la región. 

¿Cuáles son las necesidades de Atacama que como gobernador regional deberá dar prioridad?

Nuestro Gobierno Regional debe ser capaz de responder a las demandas de los atacameños y atacameñas e interpretar sus sueños de región. Debe ser flexible y adaptativo, centrado en la eficiencia y eficacia en materia de gestión. Generaremos procesos de evaluación permanente a través de indicadores objetivos respecto del cumplimiento de metas y evaluación de impacto de programas. Esta información será relevante para la toma de decisiones.

Creemos firmemente en la co-construcción del programa del gobierno regional, escuchando activamente las inquietudes de los habitantes de Atacama. Fortaleceremos los lazos con todos los actores públicos y privados que puedan sumarse a la construcción de una mejor región. Nos esforzaremos por llegar a cada rincón de nuestra región, descentralizando la gestión a nivel territorial, escuchando a sus habitantes y colaborando con sus líderes locales.

En materia de crecimiento, bienestar y calidad de vida, impulsaremos el desarrollo de proyectos que permitan construir más y mejores barrios en la región, con el impacto que eso tiene en mejorar la calidad de vida de las familias. Invertir en los barrios hoy es una necesidad.  Además debemos posibilitar el acceso a servicios básicos de miles de familias en la región que viven en campamentos, me refiero a luz y agua. Siempre he dicho que no puede ser que en pleno siglo XXI, todavía existan hombres y mujeres en Atacama que todavía no accedan a estos servicios tan elementales. 

Otros de nuestros ejes prioritarios será la “Empleabilidad y Emprendimiento”. Es un imperativo entregar competencias a nuestros trabajadores y emprendedores, para generar condiciones de mayor empleabilidad en Atacama. Cabe destacar que para una gestión de calidad es fundamental la articulación público privada en la perspectiva de movilizar recursos que permitan atender las necesidades fundamentales de las familias. No todos los problemas se pueden abordar desde el Estado, también se requiere el concurso del sector privado. Los privados deben jugar un rol mucho más potente en el desarrollo de la región en el marco de sus políticas de responsabilidad social con las comunidades.

Especial preocupación va a tener nuestra gestión el fortalecimiento del proceso de integración con el noroeste argentino, y eso significa trabajar para que el proyecto del “Corredor Ferroviario Minero y Agroalimentario” sea realidad en el menor tiempo posible. La integración con Argentina será prioridad en nuestra administración. La región debe avanzar en mejores condiciones de seguridad, sobre todo en lo que tiene que ver con el cambio climático. Es fundamental que se puedan empezar a materializar las grandes obras de mitigación en las cuencas, porque eso es lo que va a permitir que la región pueda enfrentar de mejor manera los fenómenos aluvionales. El cambio climático en Atacama llegó para quedarse, y lo que tenemos que hacer por tanto, es generar condiciones de mayor seguridad para nuestra gente. 

Evidentemente que también debemos coordinar acciones para dotar de mayor seguridad a nuestras poblaciones. Enfrentar con decisión los actos delictuales y el microtráfico de droga, que siguen siendo las principales preocupaciones que tienen las familias. Avanzar en esta materia, sólo es posible en el marco de un trabajo conjunto con las autoridades del Ministerio del Interior, con los Municipios, las fuerzas policiales y con las propias comunidades.

Atender las necesidades de salud de los habitantes de Atacama, será otra de nuestras preocupaciones. Para ello, tenemos que seguir fortaleciendo la  infraestructura, dando continuidad al Convenio de Programación en Salud. Un desafío mayor lo representa la necesidad de contar con más especialistas médicos. Con inteligencia y creatividad, podremos avanzar en la solución de esta demanda. 

¿Es la seguridad ciudadana un tema pendiente en la región, si es así cuáles son sus propuestas en este tema?

Creo que la seguridad ciudadana es un tema pendiente en el país y en la región. La población sigue preocupada por el aumento de los delitos, el aumento del tráfico de drogas, por los actos de violencia, y por tanto, tarea del Gobierno es trabajar para que las personas se sientan más seguras. 

Indudablemente que la principal responsabilidad en los temas de seguridad recae en el Ministerio del Interior, pero los Gobiernos Regionales pueden hacer una gran contribución y aportar recursos e iniciativas que permitan fortalecer el trabajo mancomunado que debe existir para que tengamos éxito en este propósito. No es posible enfrentar de buena manera el desafío de dar más seguridad a la población, sin participación de la propia comunidad, los municipios, las policías y por ende, de los distintos estamentos del Gobierno. En la medida en que trabajemos de manera conjunta generaremos condiciones para tener más éxito en enfrentar este problema que sigue siendo una de las principales preocupaciones de la población.

¿De qué manera enfrentará la equidad territorial necesaria para la distribución de los recursos en la región?

La descentralización parte en la propia región. Por lo tanto, prioridad para nuestro Gobierno Regional va a ser el escuchar atentamente y dar soluciones a los problemas que existen en todas las localidades de Atacama, particularmente en las más apartadas, que requieren mayor atención por parte del Estado.  Las personas que viven en lugares aislados tienen muchas carencias (dificultades en materia de comunicación, caminos en mal estado, déficit en telefonía e internet, inexistencia de equipos de radio, etc.). Por lo tanto, un foco de atención principal serán estos sectores. Por ejemplo, es urgente que podamos atender la demanda de agua potable en la Caleta “Chañaral de Aceituno”, un lugar turístico, atractivo de proyección nacional e internacional, que no puede tener el déficit de agua potable que tiene en el presente. 

De la misma manera, es de suma importancia fortalecer los Sistemas de Agua Potable Rural, para garantizar el suministro de agua potable  para la población. En este ámbito, una de las prioridades es dar viabilidad a proyecto de abatecimiento de agua para las localidades de Cachiyuyo, Domeyko e Incahuasi. 

Siendo Atacama una región que depende en gran medida de la minería ¿Cómo conciliará está actividad productiva con una adecuada gestión ambiental para no hacer de Atacama una zona de sacrificio?

En Chile las reglas en materia medio ambiental están claras, ningún proyecto que no cumpla con la ley de protección del medio ambiente puede ser viable en la región de Atacama. Por lo tanto la legislación chilena salvaguarda adecuadamente que exista compatibilidad entre el desarrollo productivo y la protección del medio ambiente. La misma ley también permite que las comunidades puedan ejercer sus derechos cuando se sientan afectadas, producto de los impactos de una iniciativa productiva. Atacama necesita crecer, crear empleos, y los proyectos de inversión son bienvenidos, pero su puesta en marcha no puede ser a cualquier precio, y desde el Gobierno regional, por cierto, a partir de las facultades que tendremos en la materia, vamos a ser riguroso también en exigir que los proyectos –sean de la naturaleza que sean- cumplan con la normativa en un cien por ciento.