Biden pide fe y paciencia mientras Trump se dice ganador y, sin pruebas, acusa fraude

El presidente dijo que irá a la Corte Suprema para detener la votación y evitar que “encuentren” nuevos votos a las cuatro de la mañana.

Tal como se esperaba, este martes se vivió una reñida contienda electoral en Estados Unidos que no se resolvió ni a favor del incumbente, Donald Trump, ni de su contendiente demócrata y ex vicepresidente, Joe Biden.

Esto porque las proyecciones no le han dado a ninguno de los dos candidatos los 270 votos del colegio electoral que necesitan para conseguir la presidencia y porque faltan contar miles de sufragios por correo de algunos estados clave.

Aunque los demócratas esperaban dar la sopresa en estados fuertemente inclinados a los republicanos, como Florida o Texas, estos finalmente fueron proyectados a favor de Trump. Fue, sin embargo, Fox News quien dio la sorpresa al dar Arizona para Biden – más tarde lo haría la AP, NPR y Politico-, algo que desató de inmediato las críticas de los personeros del Partido Republicano contra la cadena y del mismísimo Trump.

Con Arizona en el bolsillo, a Biden se le abrió un nuevo camino a la victoria que ya no incluía ni a Florida ni a Texas y, con votos por contar, salió cerca de las dos mañana a pedir paciencia y decir que estaban “encaminados a la victoria”.

“Nos sentimos bien respecto a donde estamos. Creemos que estamos encaminados a ganar esta elección”, dijo el ex vicepresidente, quien resaltó que la “gente” la que debe decir quién ganó y no él o Trump.

Biden se mostró optimista sobre poder ganar Wisconsin y Michigan, aunque “puede llevar tiempo” declara la victoria, sobre todo, por los retrasos del conteo de votos por correo en Pensilvania.

Trump se declara ganador y acusa fraude

Tras las declaraciones de Biden, Trump se volcó a su red social favorita y tuiteó que estaban “intentando robarle la elección” y que habían ganado “en grande”.

Un comentario al que Twitter le colocó una advertencia por “engañoso”, pues el conteo de votos aún no finaliza.

Aunque dijo que en poco tiempo iba a hablar, el presidente salió cerca de las cuatro y media a darse por ganador, acusar fraude y anunciar que acudiría a la Corte Suprema.

“Este es un fraude al pueblo estadounidense. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones (para celebrar). Francamente, hemos ganado estas elecciones”, afirmó Trump desde la Casa Blanca.

“Iremos a la Corte Suprema – donde hay una mayoría conservadora y a la que integró tres jueces bajo su gobierno-. Queremos que pare todo el proceso de votación. No queremos que encuentren papeletas a las cuatro de la mañana y las añadan al desastre”, subrayó el mandatario. “Vamos a ganar esto y en lo que a mí concierne, ya ganamos”, afirmó.

Estas declaraciones van en línea con los discursos de Trump en los días previos a la elección, esto al ver la gran cantidad de votos por correo que se estaban registrando en los distintos estados a la luz de la pandemia y que, tradicionalmente, favorecen a los demócratas.

Fuente: Cooperativa, Foto: EFE