Toma de test rápido de VIH registra una fuerte baja producto de la pandemia

En el centro de testeo en Chile de AIDS Healthcare Foundation, la organización más grande del mundo de SIDA, alertan de una disminución de hasta 84% en la realización de estos exámenes.

Con más de 400 mil casos y una cifra estimada de 11 mil fallecidos confirmados de manera oficial en Chile, la pandemia del Covid-19 ha tenido un impacto profundo en la sociedad nacional, desde el punto de vista sanitario y económico. Pero también golpeó otras áreas de la salud, principalmente vinculadas a enfermedades que han visto dificultada su atención.

El caso del VIH es particularmente preocupante, tomando en cuenta que desde enero a agosto del 2020 se disminuyó en un 84% la cantidad de tests rápidos para su detección, comparando los mismos meses del 2019. Estas cifras corresponden a los registros del centro de testeo en Chile de AIDS Healthcare Foundation (AHF), la mayor organización mundial de SIDA, que brinda atención y/o servicios médicos a más de 1.4 millones de personas en 45 países.

En dicho centro se tomaron 2.031 test con una positividad del 5,8% hasta agosto de 2019, sin embargo este año solo se han logrado realizar 325 test con una positividad del 6,2%, disminución explicada por la cuarentena y el cierre de atención a público. La meta para el presente año estaba fijada en 5.000 test rápidos, considerando además los testeos públicos y en terreno que la organización realiza hace años en diversos puntos del país.

Las cifras a la baja coinciden con las de otros centros asistenciales, que han informado una disminución por sobre el 35% en la toma de estos test. En esta línea, la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, reconoció hace algunos días que con la pandemia, durante el primer semestre, se redujo un 22% el número de exámenes VIH comparado con 2019.

Según explica el coordinador nacional de AHF Chile, Leonardo Arenas, “cerramos nuestro centro de testeo a mediados de marzo, cuando se decretó la cuarentena en Santiago, donde estamos ubicados. Esto provocó que la población no pudiera acceder al test de VIH, ni a la entrega de preservativos. Hemos operado en situaciones críticas, como desabastecimiento de medicamentos o a aquellos que no han tenido la confirmación de su examen de VIH por parte del Instituto de Salud Pública y por lo tanto, no han ingresado al sistema para su atención”.

El experto detalla que registran casos de personas que se realizaron el test rápido de VIH en su casa y han recurrido al organismo internacional para confirmar el diagnóstico. “Cuando esto ocurre, generamos una atención que permita confirmar la evaluación y rápidamente vincularlos al sistema de salud. Sin embargo, el impulso que teníamos respecto de la cantidad de personas que querían conocer su situación de VIH se ha visto impactada por el Covid-19”, agrega.

Pese a este retroceso en la atención, AHF Chile retomará los test rápidos a partir de este 1 de septiembre, con todos los resguardos y protocolos que exige la autoridad sanitaria, en el marco además de la campaña global que desarrolla AHF LATAM y cuyo slogan es #SinTiempoQuePerder, dirigido a gobiernos para tomar medidas urgentes.

“A nivel mundial, hemos ido retomando la realización de testeos siguiendo estrictas medidas de protección. En Chile también nos estamos preparando con Equipos de Protección Personal (EPP) para quienes realizan la toma de test como para los usuarios que acudan a nuestro centro, y que incluirá la toma de temperatura, acceso a alcohol gel, lavado de manos y una alfombra sanitizada al ingreso, junto a una encuesta de riesgo de Covid-19”, agrega Arenas.

Respecto de los desafíos que se vienen en materia de VIH, el coordinador nacional de AHF Chile afirma que la pandemia dejó al descubierto varios problemas como es la entrega de medicamentos en algunos recintos hospitalarios, retomar lo antes posible los exámenes suspendidos por el Covid-19 y la autorización de los Auto-Test de VIH que habrían sido una oportunidad en este período de cuarentena. “Nos preocupa que la actual crisis sanitaria nos haga retroceder en aquellos logros que hemos alcanzado en materia de respuesta al VIH. Aún creemos que es posible avanzar para llegar al 2030 sin Sida en Chile”, concluyó Arenas.