Sin procesión ni bailes religiosos se celebró a San Pedro en Caldera

En medio de la pandemia los pescadores deben protegerse, pese a ello la imagen del santo estuvo presente en la caleta.

Una fiesta de San Pedro totalmente diferente fue la que se vivió este fin de semana en el puerto de Caldera, esto debido a la contingencia nacional por el Covid-19, la jornada comenzó este sábado con el traslado del Santo Patrono de los Pescadores desde la Capilla San Pedro hasta la iglesia San Vicente, mientras que el día domingo el Padre Juan Barraza ofició la misa en solitario en el templo principal, posteriormente se trasladó al muelle de pescadores artesanales para realizar una oración junto a la imagen de San Pedro y acompañados de dirigentes de los pescadores cumpliendo con las normas sanitarias como la distancia y mascarillas.

Juan Barraza, cura de Caldera señaló  que “hacer presente el espíritu de Jesús en Caldera a través de nuestras actividades religiosas es muy hermoso más allá si hay o no personas como ha sido este tiempo, lo importante es no separarnos de la espiritualidad o separarnos del mensaje de Jesús y acá hemos bendecido el mar, a los pescadores y a sus familias dónde además celebramos la Santa Misa puerta cerrada y donde ayer recorrimos la comuna sin procesión pero nunca vamos a perder este sentido espiritual para recordar las palabras de Jesús que son amar a Dios con todas las fuerzas”.

Este año no se realizaron la tradicional procesión de San Pedro por la comuna acompañado por los bailes religiosos que venían de varias partes de la región, tampoco la tradicional procesión en el mar con más de 30 embarcaciones, pero igual se pudo tener al Santo Patrono en el muelle para festejar su día.

Por su parte, Miguel Ávalos, pescador artesanal, comentó “Quiero agradecer a nuestro Cura Párroco y a la comunidad cristiana por apoyarnos para que estas actividades de San Pedro no pasen desapercibida y nuevamente se haya podido bendecir el mar y nos traiga la Fe a la caleta. En esta ocasión estuvimos con todas las medidas de seguridad que nos exigen por esta pandemia para este tipo de actividades y esto nos genera la Fe cristiana que tenemos los trabajadores de la pesca artesanal”.

Una vez concluida la bendición en el muelle el santo fue trasladado nuevamente hasta la Capilla San Pedro, siempre acompañado por personal de la Capitanía de Puerto de Caldera.