Estudio afirma que el partido Liverpool-Atlético provocó 41 muertes por coronavirus

El partido por la Liga de Campeones, que fue considerado como una “bomba biológica”, se disputó dos días antes de que el gobierno de España decretara el Estado de Alarma en España.

Un estudio elaborado por ‘Edge Health‘, institución que analiza datos del Servicio Nacional de Salud Británico (NHS), y publicado por el ‘Sunday Times‘ concluye que el partido Liverpool-Atlético de Madrid disputado el pasado 11 de marzo, al que viajaron cerca de 3.000 aficionados del equipo español, provocó 41 muertes adicionales por coronavirus.

Esa es la cifra estimada de fallecidos que, según el estudio, dejó el choque correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones que clasificó para la siguiente fase al equipo de Diego Simeone, que ganó 2-3 en Anfield.

El encuentro se disputó dos días antes de que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, decretara el Estado de Alarma en España y provocó controversia en un sector de la opinión pública británica, que pidió que se jugara sin público y a puerta cerrada.

El director de salud pública de Liverpool, Matthew Ashton, aseguró el pasado 3 de abril que la disputa de ese partido fue un «error» y apuntó a que el aumento de casos en su ciudad pudo estar relacionado con el duelo entre ambos equipos.

El alcalde de Liverpool, Steve Rotheram, solicitó el 23 de abril una investigación para averiguar las razones por las que se jugó el encuentro y su incidencia en la propagación del coronavirus en la ciudad inglesa.

«Si la gente se ha contagiado como resultado directo de un evento deportivo que creemos que no debería haberse celebrado, es escandaloso», dijo Rotheram en declaraciones a la cadena británica BBC.

El informe elaborado por ‘Edge Health’ afirma que las 41 muertes adicionales que pudo provocar el Liverpool-Atlético se produjeron entre 25 y 35 días después, cuando España tenía 640.000 casos positivos el 11 de marzo, según cálculos del ‘Imperial College’ de Londres y la Universidad de Oxford, que cifran en 100.000 los contagiados en Gran Bretaña en ese momento.

El citado informe también analizó las posibles muertes adicionales por coronavirus que causó el Festival de Cheltenham, que atrajo a más de 250.000 personas en la segunda semana de marzo y que pudo provocar «37 muertos adicionales» relacionadas con el virus.