FRANCIA CONCLUYE INVESTIGACIÓN SOBRE CHILENO SOSPECHOSO DE ASESINAR A ESTUDIANTE A JAPONESA

El fiscal Etienne Manteaux dijo que “estos 34 meses de investigación justifican el pedido de extradición de Nicolás Zepeda para que comparezca ante el tribunal de Besançon por el asesinato de Narumi Kurosaki, cometido en la mañana del 5 de diciembre de 2016”.

La fiscalía francesa dio por terminadas sus investigaciones en el caso de la estudiante japonesa desaparecida Narumi Kurosaki y pide que el chileno Nicolás Zepeda, su expareja y principal sospechoso, sea extraditado a Francia para ser juzgado.

“Hemos concluido las investigaciones”, declaró Etienne Manteaux, fiscal de Besançon, la localidad en la que desapareció Narumi Kurosaki, en diciembre de 2016.

Según Manteaux, “estos 34 meses de investigación justifican el pedido de extradición de Nicolás Zepeda para que comparezca ante el tribunal de Besançon por el asesinato de Narumi Kurosaki, cometido en la mañana del 5 de diciembre de 2016″.

La fiscalía de Besançon formalizó la solicitud de extradición del sospechoso, de 28 años, que ha sido remitida al ministerio de Justicia francés. La solicitud será procesada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que la remitirá oficialmente a las autoridades chilenas.

Esta solicitud podría ser analizada “en unos meses” por Chile, dijo Manteaux.

“Este es el último trámite. Debemos pasar por este proceso para que se celebre un juicio”, dijo, aunque añadió que es consciente de que “hay muchos obstáculos que se oponen a esta solicitud de extradición” en un país que no suele extraditar a sus ciudadanos.

Si Zepeda no es extraditado, Manteaux dijo que se celebraría un juicio en su ausencia.

Narumi Kurosaki, 21 años, vivía en el campus universitario de Besançon. Fue vista por última vez la noche del 4 de diciembre de 2016. Pese a intensas búsquedas, su cuerpo nunca fue hallado.

Zepeda, con quien mantuvo una relación entre febrero 2015 y octubre 2016, fue visto con ella la noche de su desaparición.

En medio de la noche del 4 al 5 de diciembre, estudiantes de la residencia universitaria escucharon “gritos de terror” y un “golpe fuerte”, pero nadie llamó a la policía. 

Zepeda regresó a Chile antes de que la policía fuera alertada sobre la desaparición de Kurosaki.

Francia lanzó una orden de detención contra Zepeda, pero ésta no ha sido aplicada.

lanacion.cl