Conaf fiscaliza la extracción ilegal de cactáceas en el Parque Nacional Pan de Azúcar

La actividad se realizó en virtud de la Convención CITES, ante el aumento del interés por la compra de estas especies en el comercio digital.

Una fiscalización a la extracción de cactáceas se realizó en el Parque Nacional Pan de Azúcar y también en el Monumento Natural Paposo Norte de la región de Antofagasta, en atención a la detección de tráfico de este tipo de especies que se realiza actualmente a través de redes sociales y donde cuyos principales compradores son coleccionistas de cactáceas de Europa y Asia.

Según un estudio publicado en la revista Nature Plants, el comercio ilegal de cactáceas es la mayor amenaza hacia estas especies y ha provocado que un 31% de ellas estén en categoría de conservación.

Es por esta razón que CONAF de Atacama y Antofagasta realizaron un operativo de fiscalización conjunta en el área protegida, ubicado en la comuna de Chañaral y que parte de su superficie también se comparte con la comuna de Taltal, con la vecina región.

El lugar tiene una gran cantidad de cactáceas que se encuentran en categoría de conservación y corresponden a los principales objetos de conservación del parque, entre ellas destacan las especies Copiapoa cinérea Var columna alba, Copiapoa grandiflora. Son estas especies las apetecidas por coleccionistas a nivel mundial y que han aparecido ofertadas en páginas como E-bay y en Instagram.

Al respecto, Héctor Soto, director regional de CONAF Atacama, señaló que “es necesario identificar cuáles son las especies de cactáceas que son traficadas y lo más importante, detectar a los responsables de este tráfico, para ello seguiremos realizando este tipo de fiscalizaciones junto a los guardaparques”.

También, el Jefe de Departamento de Fiscalización Forestal Bernardo Martínez a nivel nacional de CONAF indicó que “es muy relevante este tipo de acciones coordinadas entre ambas regiones, además de la incorporación de otros servicios con facultades fiscalizadoras en materias de CITES, como lo es Carabineros de Chile, PDI y Aduanas. Este tipo de extracciones, se tornan cada vez más preocupantes, por cuanto se evidencia un interés mayor por comercializarlas en diversos países, como lo hemos verificado en el último tiempo, a través de casos informados desde Estados Unidos y China. Para ello, estamos fortaleciendo los programas de fiscalización institucional, a objeto de detectar a tiempo posibles ilícitos en esta materia”.

Así mismo el secretario regional ministerial de Agricultura de Atacama, Patricio Araya Vargas, señaló que “este trabajo mancomunado en ambas regiones que nos permite hacer esfuerzos conjuntos en pos de proteger nuestras especies nativas.  El comercio electrónico cada día avanza a pasos más agigantados y permite hacer una cantidad impensada de transacciones, desgraciadamente también permite este tipo de ilegalidades que ponen en riesgos nuestro patrimonio xerofítico y para prevenirlas es que estamos aumentando nuestras acciones fiscalizadoras”.

Es necesario recordar que a nivel mundial funciona la Convención CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), cuyo propósito es regular el comercio internacional y las condiciones de transporte de animales y plantas silvestres consideradas amenazadas o en riesgo de estarlo, protegiendo de este modo a las especies en sus ambientes naturales.

En virtud de lo anterior, CONAF, es la Autoridad Administrativa CITES en Chile, en el ámbito de flora terrestre, a partir del 09 de enero de 2017 y entre sus funciones le corresponde velar por la correcta aplicación de los procedimientos de la Convención y de la ley 20.962 que aplica dicha convención en el país, a través de la realización de controles, verificaciones y el consiguiente otorgamiento de permisos y certificados que CITES estipula para estos efectos. En este caso las cactáceas se encuentran en el apéndice II de la Convención e incluyen las cactáceas de la región de Atacama.