Contraloría toma razón de la Norma Primaria de Calidad del Aire de Dióxido de Azufre

La nueva normativa entrará a regir los próximos días, una vez publicada en el Diario Oficial.

El viernes recién pasado la Contraloría General de la República tomó razón de la Norma Primaria de Calidad del Aire de Dióxido de Azufre (SO2), parte esencial de los compromisos del Gobierno del Presidente Piñera asociados a la crisis medioambiental que afectó a las comunas de Quintero y Puchuncaví durante el año 2018.

La norma tiene como objetivo proteger la salud la salud de las personas de los efectos agudos y crónicos generados por la exposición a concentraciones en el aire de dióxido de azufre. En términos generales, establece un límite horario equivalente a la normativa vigente en la Unión Europea, y viene a reemplazar la normativa chilena que data desde 2002.

La ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, explicó que “es primera vez en Chile que tendremos una norma de dióxido de azufre de carácter horario. Esto es un anhelo muy profundo de las comunidades, va a regir a lo largo de todo el territorio nacional y nos permitirá resguardar la salud de todas las personas”.

En ese sentido, la secretaria de Estado agregó que “esta es una gran noticia, el Presidente Sebastián Piñera se había comprometido con esta norma para Chile y empezará a regir inmediatamente después de su publicación en el Diario Oficial”, la cual se realizará en los próximos días.

En la misma línea, el seremi del Medio Ambiente, Guillermo Ready, manifestó que la Región de Atacama no escapa a la aplicación de la Norma Primaria de Calidad del Aire de Dióxido de Azufre,  al considerar la relación entre las emisiones y las concentraciones en el aire de SO2, siendo las principales fuentes o actividades emisoras  las fundiciones de cobre, las centrales termoeléctricas que utilizan carbón, las industrias que usan petróleos pesados y, en menor medida, el transporte terrestre y marítimo, que utiliza derivados del petróleo.

El seremi Ready explicó que “el Dióxido de Azufre (SO2), una vez en la atmósfera, ocasiona efectos adversos sobre la salud de las personas y en especial de los grupos vulnerables como asmáticos, Infantes, niños y ancianos. El gobierno del Presidente Piñera, haciéndose cargo de tal realidad, sacó adelante en tiempo récord esta normativa que cumple con los más altos estándares a nivel internacional, lo que junto con la aplicación del DS N°28 “Norma de emisión para Fundiciones de Cobre y Fuentes emisoras de Arsénico”, contribuirán a mejorar la calidad del aire respecto del SO2, en Atacama y en el resto del país, señaló la Autoridad Ambiental.